Dolor de espalda baja - tipos, causas, síntomas, tratamiento

Según las estadísticas, el dolor de espalda es bastante común. Esto se confirma por el hecho de que alrededor del 80% de la población al menos una vez en la vida tuvo sensaciones desagradables en la zona del cinturón. También se sabe que uno de los principales síntomas de una amplia gama de dolencias es el dolor lumbar. Algunos expertos creen que las molestias en esta zona de la columna son una especie de retribución humana por caminar erguido.

dolor en la región lumbar

En su mayor parte, mientras que el dolor en la región lumbar no es fuerte ni intermitente, sino que aparece periódicamente, las personas no están dispuestas a darle importancia y acudir al médico. Como resultado, generalmente hay un aumento de las sensaciones desagradables y su adquisición de carácter crónico. En la cita con un especialista, resulta que la causa del malestar era una enfermedad grave que requiere tratamiento quirúrgico.

Como regla general, el dolor lumbar agudo eventualmente se vuelve permanente. Según los neurólogos, dentro del próximo año después de la recuperación, la recaída ocurre en el 40% de los pacientes, mientras que a largo plazo, las molestias regresan en el 85% de los pacientes.

Tipos de dolor lumbar

Para algunas personas, los problemas lumbares se vuelven tan habituales que dejan de notarlos. En general, la incomodidad en la parte inferior de la espalda se puede observar en una persona una vez, después de lo cual nunca ocurre.

Y pueden regresar constantemente, causando un sufrimiento increíble. Pero incluso antes de visitar a un médico, es posible determinar por los síntomas del síndrome doloroso y su localización qué enfermedad lo causa.

Hay cinco tipos de dolor lumbar:

  • local;
  • reflejado;
  • espondilogénico reflejado (patológico);
  • radicular;
  • causado por un espasmo muscular.

Lumbalgia local y referida

La localización local del síndrome de dolor se produce como resultado de la irritación o compresión de las terminaciones nerviosas sensibles. Provoca fracturas, rupturas o tensión de fibras sensibles. Las sensaciones desagradables de carácter local, que no cambian de fuerza cuando cambia la posición del cuerpo, sugieren la presencia de un tumor espinal o una infección.

La fuente del dolor reflejado, que se siente en la parte inferior de la espalda, puede ser problemas con los órganos de la cavidad abdominal o la pelvis pequeña. Muy a menudo, pero no siempre, el dolor se localiza además de la parte inferior de la espalda, también en el abdomen, la pelvis pequeña. Cuando la columna se mueve, la incomodidad no aumenta, pero tampoco hay un alivio particular.

El dolor referido espondilogénico en caso de daño en la columna lumbar superior se siente en la zona lumbar, inguinal o en la parte anterior de los muslos. Cuando la patología afecta a la región lumbar inferior, las molestias suelen presentarse en los glúteos, en la parte posterior de los muslos y, en raras ocasiones, en las pantorrillas o los pies.

Dolor agudo y espasmódico

Las molestias clásicas en la columna lumbar de origen radicular suelen caracterizarse por la gravedad de su manifestación y extensión a la pierna.

A menudo, el dolor de espalda al toser provoca tos, estornudos u otra tensión en los tejidos de los músculos abdominales. Esto sucede debido a la tensión de la raíz o nervio afectado en cierta posición o movimiento del cuerpo.

Entonces, el dolor de espalda al sentarse ocurre debido a la tensión del nervio ciático (raíces reactivas L5 y S1), que pasan a lo largo de la parte posterior del muslo. La naturaleza de las propias sensaciones no suele permitir distinguir el dolor radicular del dolor no radicular. Por lo general, no está claro qué causa la incomodidad de los espasmos musculares. El dolor se produce con diversas dolencias de la columna vertebral. Con un espasmo, la columna vertebral se curva, los músculos profundos de la espalda se tensan y se produce un dolor sordo.

A menudo, las molestias en la parte inferior de la espalda aparecen en la patología de la columna vertebral. En algunos casos, puede causar daños en los riñones, el páncreas y los tejidos de los músculos lumbares. La causa del dolor generalmente la determina un neurólogo. Si es necesario, un terapeuta y un ortopedista están involucrados.

Causas comunes del dolor de espalda

Los médicos recomiendan prestar atención a una sensación desagradable en la zona lumbar, principalmente porque puede ser uno de los síntomas de una serie de dolencias graves. La naturaleza de la manifestación del síndrome lumbar depende únicamente de las causas que lo causaron. Solo un especialista puede determinar la "fuente" del dolor, así como qué dolencia puede haber provocado molestias en la región lumbar.

Causas del dolor lumbar persistente:

  • colelitiasis;
  • pancreatitis;
  • prostatitis;
  • enfermedades inflamatorias de los órganos pélvicos;
  • tumores benignos y malignos de los órganos pélvicos;
  • úlcera estomacal y duodenal;
  • Aneurisma aortico;
  • cálculos renales o infecciones del tracto urinario.

Causas del dolor asociado con la columna vertebral y los músculos de la espalda.

En medicina, se conocen varias patologías bastante raras de la columna vertebral que pueden causar el síndrome lumbar. La espondilitis anquilosante se destaca entre tales enfermedades, cuando las articulaciones de la columna vertebral se inflaman. Además, el dolor en la columna vertebral en la región lumbar puede provocar una infección bacteriana, la osteomielitis.

En el 90% de los casos, el síndrome lumbar es causado por diversos problemas en la columna vertebral y los tejidos de los músculos de la espalda. En este sentido, las causas más comunes de dolor son:

  • enfermedades degenerativas-distróficas de la columna vertebral (osteocondrosis, espondilosis deformante, osteoartritis progresiva, hernia discal);
  • sobreesfuerzo severo de los músculos lumbares;
  • fracturas complejas de la columna vertebral - traumáticas o por compresión.

Por separado en esta lista de razones está la psicosomática: el dolor de espalda, según esta dirección en medicina, es causado por problemas psicológicos. Por ejemplo, la incapacidad de encontrar el verdadero propósito de uno, una carga demasiado pesada (cuidar a un pariente enfermo, un niño pequeño, problemas familiares, etc. ). En este caso, el trabajo en ti mismo ayudará.

Factores provocadores

En el caso de un número significativo de dolencias de la columna vertebral y daños en las raíces nerviosas, se pueden observar molestias en la parte inferior de la espalda.

Sin embargo, estas enfermedades pueden ocurrir durante bastante tiempo sin manifestaciones. Solo bajo la influencia de ciertos factores se hacen sentir. Por lo tanto, es necesario eliminar no solo las sensaciones desagradables, sino también la dolencia principal.

Factores que contribuyen a la aparición de dolor de espalda:

  • ignorancia de las reglas de levantamiento de pesas;
  • actividad física insuficiente;
  • desequilibrio hormonal;
  • uso de muebles incómodos (silla, sillón, etc. );
  • postura incorrecta.

La hipotermia, los cambios en la presión atmosférica y las tormentas magnéticas también pueden provocar dolor en la zona lumbar. En cualquier caso, se produce una irritación de las raíces nerviosas sensibles de la médula espinal. También se puede observar por depósitos patológicos de sales de calcio. Las hernias vertebrales, las protuberancias (protuberancias de los discos intervertebrales) también pueden causar dolor en el cóccix y la espalda baja.

Dolor de espalda baja: síntomas

Cualquier dolencia tiene sus propios síntomas, pero con el síndrome lumbar, los síntomas aparecen dependiendo de las causas que provocaron las molestias en la zona lumbar. Por ejemplo, la incomodidad aguda puede ser el resultado de un cólico renal. En este caso, una persona no podrá encontrar una posición del cuerpo que le permita soportar la incomodidad.

El dolor en la parte inferior de la espalda y la ingle a veces es un reflejo del movimiento de un guijarro desde la pelvis renal hacia el uréter. Cuando se desplaza la quinta vértebra, se puede sentir dolor con debilidad severa no solo en la región lumbar, sino también en las caderas y las piernas.

Es difícil para una persona moverse, ya que el síndrome solo se intensifica y se vuelve insoportable. La enfermedad en sí se llama espondilolistesis.

Las mujeres de mediana edad a menudo experimentan dolor lumbar después de dormir, así como debilidad matutina. Además, hay inactividad de la columna vertebral y molestias a lo largo de ella. Tales síntomas son característicos de la fibrositis. Cuando se inicia la enfermedad, el dolor en la parte inferior de la espalda durante el movimiento se vuelve bastante fuerte, ya que, al inflamarse, el tejido conectivo fibroso es muy sensible al movimiento del cuerpo humano.

El síndrome lumbar merece una consideración especial, teniendo en cuenta los lados del cuerpo:

  • el dolor en la región derecha de la región lumbar es un signo de problemas en el área genital, así como una señal sobre la patología del riñón derecho, la pared abdominal, los intestinos o el proceso del ciego (apendicitis);
  • la incomodidad en el lado izquierdo de la región lumbar es un signo de enfermedades del sistema reproductivo, problemas con el uréter, riñón izquierdo, hernia, intestinos y pared abdominal.

Tratamiento del dolor de espalda baja

Sucede que el dolor en la parte inferior de la espalda con un resfriado, así como por otras razones, es tan fuerte que es imposible prescindir de la terapia. Independientemente de la causa del ataque, se recomienda permanecer en cama durante los primeros días. Si la molestia en la parte inferior de la columna es causada por un esguince, una almohadilla térmica o un baño tibio ayudarán a mejorar el bienestar. En caso de daños graves, debe consultar inmediatamente a un médico.

terapia conservadora

Los ungüentos irritantes, así como los emplastos de mostaza o emplastos de pimienta, ayudarán a calentar localmente la zona lumbar en el área de mayor dolor.

Traerá alivio y se envolverá en una cálida bufanda de lana, aplicando una almohadilla térmica eléctrica, una bolsa de arena calentada, sanguijuelas. Con miositis, las compresas calientes ayudan bien.

Dependiendo de qué síntomas paralelos se observen, el dolor de espalda puede aliviarse mediante electroprocedimientos: corrientes diadinámicas, electroanalgesia transcutánea, corrientes moduladas sinusoidalmente, electroforesis con novocaína y otros. La reflexología (acupuntura, cauterización, electroacupuntura, terapia con láser), incluidos los bloqueos de novocaína, también ayudarán a aliviar las molestias.

Con la ciática, provocada por un desplazamiento de los discos intervertebrales, se prescribe una terapia de tracción: estirar el cuerpo en una cama o bajo el agua. Procedimientos similares se llevan a cabo en un entorno hospitalario. La balneoterapia también se reconoce como eficaz. Estos son baños de radón, sulfuro, cloruro, sodio, trementina, yodo-bromo, aplicaciones de lodos de bajas temperaturas, naftalán.

Suficientemente efectivos en el síndrome lumbar son los frotamientos con medicamentos antiinflamatorios y analgésicos. Puedes aliviar el dolor e irrigar la zona enferma con cloruro de etilo.

Prevención

De no poca importancia en la eliminación del síndrome lumbar y la prevención de sus ataques es el uso de sistemas de soporte externos: ortesis.

A criterio del médico, puede ser un corsé, un semicorsé, un corrector de postura o un reclinador (un corsé especial que elimina la inclinación), un vendaje. En ocasiones se recomiendan cinturones: corsé, antirradiculitis, elásticos y otros.

Solo un remedio universal ayudará a aliviar el dolor de espalda después de sentarse y prevenir el desarrollo del síndrome lumbar: ejercicios de fisioterapia (o yoga, un conjunto de ejercicios para mejorar la salud). También es importante controlar su postura al sentarse y, en el momento del adormecimiento de la región lumbar de la espalda, realizar ejercicios ligeros. El masaje ayudará mucho. Aliviará los espasmos musculares y hará que los músculos adquieran el tono adecuado.

En general, el dolor de espalda puede tener una variedad de causas. Es importante no descuidar los síntomas y acudir a tiempo a la clínica. La profilaxis prolongará el efecto logrado del tratamiento. Por lo tanto, no debe cargar pesos pesados y seguir completamente las recomendaciones del médico. Entonces, quizás, el dolor en la región lumbar nunca más se manifestará.